Principales plagas y enfermedades del girasol

plagas y enfermedades del girasol

plagas y enfermedades del girasol

¿Cómo controlar las plagas que afectan al girasol?

El control de plagas y enfermedades del girasol es fundamental para obtener una buena productividad. Al igual que sucede con otras plantas, la falta de atención a las plagas y enfermedades, puede provocar pérdidas irreparables.

El girasol es un cultivo que tiene aprovechamientos múltiples. El más difundido es  la elaboración industrial de aceite comestible. También es buen alimento forrajero para animales, en épocas de escaso pasto. Es frecuente el consumo de  las semillas, a modo de snacks.  También se suele encontrar como flor ornamental, tanto en jardines como en arreglos decorativos para interiores.

Sea cual sea la variedad y el uso, las enfermedades y plagas que afectan a este cultivo son las mismas y pueden ser combatidas con similares productos y mecanismos.

El girasol no es un cultivo que presente serios problemas fitosanitarios, pero existen riesgos patológicos que pueden producir estragos.

plagas y enfermedades del girasol

Plagas del girasol

Los insectos de la tierra, como gusanos de alambre, blancos y grises pueden ocasionar pérdidas significativas en el número de plantas por metro cuadrado.

Algunas larvas de mariposa, insectos chupadores, mosca blanca y áfidos, son plagas que suelen aparecer en forma aislada, pero si no se las controla, también afectarán seriamente a los cultivos.

Es preciso sanear el área afectada con productos que no dañen a las semillas ni a las plantas.

plagas y enfermedades del girasol

Enfermedades principales del girasol

1 – Podredumbre húmeda.

Aparece en entornos de intensa humedad y temperaturas cálidas. Afecta primero a la parte inferior del tallo. Como destruye los vasos conductores de la savia, los nutrientes no circulan y la planta muere.

2 – Verticilosis.

Afecta  a los vasos conductores desde la base del tallo. Produce necrosis en los tallos y hojas desde abajo hacia arriba. Al enfermar la flor, las semillas no serán aptas para su comercialización y utilización.

3 – Chancro del tallo.

El chancro aparece en el girasol en el momento de producción de semillas. Las primeras manifestaciones surgen en las hojas. Manchas en forma de V, con el vértice en la unión de hoja-tallo, puntos oscuros en el tallo, muestran a simple vista la necrosis de células que la enfermedad produce. La fertilización excesiva y las siembras fuera de calendario contribuyen al desarrollo de esta enfermedad.

4 – Mildiu del girasol.

Es responsable del enanismo y del escaso desarrollo de las plantas. Estas se vuelven descoloridas y su crecimiento es muy lento.  A medida que la enfermedad avanza, las esporas del mildiu crecen y forman una masa algodonosa.

5 – Tizón del tallo.

Como su nombre lo indica, esta enfermedad comienza por el tallo. Destruye los vasos de circulación de la savia y provoca rápidamente la muerte de la planta, independientemente del estadio del desarrollo en que se encuentre.

6 – Alternaria.

Afecta directamente a las hojas. Comienza reduciendo su aptitud para la fotosíntesis y provoca la caída. Aparecen también manchas negras rodeadas de un aro amarillento.  Son necrosis que se extienden por el tallo y que destruyen la planta.

7 – Roya.

Esta enfermedad se reconoce por la aparición de manchas rojizas o negras en las hojas. Comienza por las hojas de abajo de la planta y paulatinamente se extiende en sentido ascendente.

8 – Podredumbre bacteriana.

A diferencia de las enumeradas antes, esta enfermedad es producida por bacterias. Provoca una podredumbre acuosa en el interior del tallo. No es fácil percibirla, ya que solo puede verse desde el exterior a través de grietas. A medida que la enfermedad avanza, el tallo debilitado se quiebra y la planta muere.  Al tratarse de una bacteria, eliminándola tempranamente la enfermedad puede desaparecer.

plagas y enfermedades del girasol

Tratamientos y controles

Para minimizar los riesgos de aparición de estas enfermedades, se realizan distintos tipos de controles:

– Químicos, con funguicidas

–  Biológicos, utilizando genotipos resistentes

– Culturales. Son hábitos muy beneficiosos para la plantación de girasol:

· Identificar los lotes que han tenido presencia de la enfermedad a fin de tratarlos especialmente

· Ajustar la fecha de siembra a las condiciones de humedad y temperatura de la zona.

· Realizar la labranza adecuada.

La atención responsable y la puesta en marcha de las medidas sanitarias a tiempo reducirán los riesgos. Siempre es mejor la prevención que la curación posterior.

Deja un comentario