Suspensión neumática vs suspensión mecánica en el sector agrícola

Suspensión neumática o mecánica

Antes de entrar a valorar los pros y los contras de la suspensión mecánica y neumática, es importante diferenciar los diferentes lugares del vehículo donde pueden incluirse mecanismos de suspensión. Podremos encontrarnos con sistemas de suspensión en los ejes del vehículo, a nivel de cabina y en el asiento del conductor.

En el caso del sector agrícola, la suspensión más frecuente es la empleada en el asiento del conductor, que a su vez evoluciona a pasos agigantados y ofrece cada vez mayores opciones de regulación y comodidad para este.

¿Qué es la suspensión neumática?

La principal característica de la suspensión neumática es la utilización de un sistema de suspensión que emplea un compresor de aire o muelle neumático, que responde de manera más suave que los clásicos muelles de acero ante los baches.

Este muelle mecánico permite variar la rigidez, adaptándose al estado del terreno, al estilo de conducción y a la altura a la que se encuentra la cabina. De esta manera, se mantiene siempre constante la distancia entre la superficie del terreno y el chasis y se evitan movimientos bruscos a lo largo del trayecto.

Precisamente por este motivo, el uso de suspensión neumática es más habitual en maquinarias industriales y agrícolas y en vehículos de transporte de pasajeros o mercancías. Los motivos son evidentes: el elevado peso de este tipo de vehículos y el número de horas que se pasan dentro de estos.

Así pues, la principal ventaja de la suspensión neumática reside en la mayor comodidad y confort que proporciona, ya que permite amoldarse a las irregularidades del terreno regulando los movimientos bruscos de la cabina. También supone ventajas en cuanto a eficiencia a la hora de realizar el trabajo, lo que se traduce en mejores producciones y cosechas.

Pero como no todo iban a ser ventajas, la suspensión neumática también cuenta con desventajas, principalmente económicas, frente a la suspensión mecánica. Su coste es más elevado debido en gran parte al complejo sistema que utiliza y al coste de los propios elementos que lo componen.

Además, las averías en uno u otro componente son más habituales que en la suspensión mecánica, por lo que es habitual tener que afrontar costes de reparación o mantenimiento cada cierto tiempo, como consecuencia del desgaste, la humedad o pinchazos en el sistema.

¿Qué es la suspensión mecánica?

El funcionamiento de la suspensión mecánica es mucho más sencillo que el de la suspensión neumática, ya que emplea sistemas más tradicionales compuestos por muelles de acero.

Este sistema menos avanzado supone inconvenientes respecto a la comodidad y la salud del conductor, especialmente cuando se pasan muchas horas seguidas sentado. Los fuertes movimientos y vibraciones a los que es sometido el vehículo, pueden causar molestias y lesiones, principalmente en la espalda, ya sea a nivel muscular o en la columna vertebral.

Su principal ventaja, como ya comentábamos anteriormente, será una reducción considerable respecto al coste de la suspensión neumática, así como un mantenimiento más sencillo y con menos incidencias o averías.

Al tratarse del sistema más clásico, todavía son muchas las máquinas y asientos que emplean suspensión mecánica. Sin embargo, las normativas cada vez más exigentes y la creciente concienciación en cuanto a la salud del conductor, hacen que vaya perdiendo presencia conforme se suceden los avances en suspensión neumática.

Suspensión neumática o mecánica

Conclusión: ¿Qué tipo de suspensión debemos elegir?

En este post hemos reunido las principales ventajas y desventajas de cada tipo de suspensión para que puedan se puedan tener presentes a la hora de la elección final. En resumidas cuentas, podríamos decir que la suspensión neumática va muy por delante en términos de comodidad mientras que la suspensión mecánica cuenta con ventajas respecto al coste y mantenimiento debido a la sencillez del sistema.

Por lo tanto, si se van a pasar muchas horas seguidas sobre una máquina o vehículo agrícola, puede resultar una buena idea utilizar el tipo de suspensión de aire o neumática. Mientras que si lo que se busca es una solución más económica, debería optarse por la clásica suspensión mecánica.

Deja un comentario