Agricultura Ecológica

agricultura ecológica

¿Qué es la agricultura ecológica?

La agricultura ecológica consiste en la explotación agrícola empleando recursos naturales y evitando totalmente el uso de productos químicos en ninguna de las fases del proceso. De igual manera que no utiliza organismos transgénicos.

La agricultura ecológica ha ganado enteros en los últimos años debido a la creciente concienciación de la sociedad sobre los múltiples beneficios que conlleva, tanto para la salud de quien consume los productos resultantes como para el bienestar y la sostenibilidad del medio ambiente.

Dentro de la agricultura ecológica podemos encontrar diferentes tipos y vertientes según la forma de gestionar los cultivos (agricultura biodinámica, natural, permacultura, agroecología…), pero todos ellos tienen una misma característica en común: procesos productivos y productos libres de sustancias químicas o alteraciones genéticas.

Además, para saber si un producto proviene de procesos ecológicos, debemos fijarnos en si su envase lleva impreso el logotipo oficial de la Unión Europea,  el identificador de la entidad controladora y las especificaciones sobre el proceso de producción ecológico.

agricultura ecológica

Beneficios de la agricultura ecológica

Productos más saludables y nutritivos

Al estar libres de residuos tóxicos y artificiales, los productos obtenidos son mucho más saludables y nutritivos, ya que está probado que contienen niveles más elevados de vitaminas, antioxidantes, proteínas e hidratos.

Productos con mayor sabor

La utilización de técnicas y recursos naturales para producir los productos también supone que estos mantengan su sabor original y otras propiedades como pueden ser el color o el aroma, algo que no ocurre cuando abusamos del empleo de productos tóxicos y transgénicos.

Productos de máxima calidad

Los productos ecológicos están sujetos a controles mucho más estrictos de lo habitual para garantizar que el proceso de cultivo cumple con las normas establecidas. Por lo tanto, este aumento en el control del producto se traduce en una garantía de máxima calidad en el momento en que el producto sale al mercado para ser consumido.

Respeto por el medio ambiente

Dejando a un lado los beneficios que la agricultura ecológica reporta para el consumidor nos encontramos con los beneficios que supone para el medio ambiente.

Los productos químicos empleados en la agricultura tradicional no solo son perjudiciales para las plagas, sino también para el medio ambiente. Entre otros muchos efectos negativos para la naturaleza, podemos enumerar la contaminación de acuíferos y ecosistemas, la destrucción de según que especies no perjudiciales para los cultivos, desertificación, reducción de la fertilidad de la tierra…

En definitiva, un sinfín de aspectos negativos que pueden evitarse en la agricultura ecológica por el mero hecho de prescindir del uso de productos químicos y alterados genéticamente.

Deja un comentario