El maíz, origen anatomía y usos

El tema que se va a tratar en el blog es la historia del maíz, porque, ¿Quién no se ha comido unas palomitas en el cine, o un buen paquete de MisterCorn?. El maíz es un producto que consumimos frecuentemente. El consumo de maíz en España es del orden de unos 5kg/habitante/año, aunque muy por debajo de países desarrollados que lo hacen tres veces más. Entre estos últimos, podemos citar a Francia, Portugal, EEUU y Alemania.

En post anteriores hablamos sobre la siembra del maíz, pero hoy nos gustaría ir mas allá.

El Origen del Maíz

El nombre con que se designa a esta planta proviene de la misma palabra empleada por los indios de América (Zea Mays). Su nombre científico proviene del griego Zeo, que significa vivir y de la palabra Mahíz, palabra que los nativos del Caribe, llamados taínos, utilizaban para nombrar al grano. Aunque aquí en España dependiendo de la región lo llamamos de diferentes formas, danza, millo, mijo, panizo, borona u oroña. Introducida en Europa durante el siglo XVI, después de la invasión española. En toda América se cultivaba maíz desde hacía miles de años, pero era prácticamente desconocida en el resto del mundo.

Hasta antes de la invasión española, el maíz se distribuyó, desde su lugar de origen a lo largo de casi todo el continente americano, llegando en el norte hasta los territorios de lo que hoy en día es Quebec, Canadá, y hasta el sur de lo que hoy es conocido como Chile, pasando por América Central. Este llegó al Caribe por la costa del Atlántico y se expandió hasta Brasil y Argentina, por medio de los “maíces Flint” y mazorcas amarillas, anaranjadas y coloradas, en el siglo XVII. Estas migraciones del cereal permitieron desarrollar nuevas formas que dieron origen una gran variedad de maíces; en la actualidad existen más de 300 tipos.

Con Cristobal Colón llegó el maíz a Europa

Con el descubrimiento del Nuevo Mundo, algunos de los hombres que Cristóbal Colón había enviado a explorar el interior de la isla de Cuba regresaron con noticias muy interesantes.

Una de ellas hablaba de los indígenas, que cultivaban una  “especie de grano” llamado por ellos maíz, y lo comían tostado tal como era, su sabor según los exploradores era muy bueno. Colón se llevó a España varias plantas, entre ellas el maiz, que fue todo un éxito. Pocos años después se plantaba ya en la mayoría de los países de Europa.

La expansión del maíz

Cuarenta años más tarde, el cultivo del maíz se había expandido a África, la India y, a través del Tibet, China. Cuando los primeros barcos europeos llegaron a China, este cereal se recolectaba ya en todas sus regiones.

Rápidamente, tras sucesivas exploraciones en el continente americano, se descubrió que el maíz era la principal fuente alimenticia de muchos pueblos, desde los mayas de América Central a los aztecas de México, desde los incas de Perú y Bolivia a las tribus de pieles rojas de América Septentrional.

El maíz es el que proveyó de alimento a los colonos europeos durante la  conquista del Oeste.

Fue posible gracias a que los colonos blancos aprendieron de los pieles rojas como cultivarlo, cómo cosecharlo y cómo utilizarlo. Aún hoy, a  muchos americanos dejan de lado las grandes maquinarias y continúan empleando las técnicas que los indios enseñaron, en su día, a los primeros colonizadores.

¿Cómo es la planta del maíz?

Lo conocemos en muchos formatos, frito, dulce… pero ¿Cómo es la planta de maíz?

Altura de la planta El maíz comúnmente crece de 1.2 a 3 m de alto.
Raíces El maíz produce raíces tanto accidentales como refuerzos. El raíces de refuerzo se forman sobre el suelo después de la emergencia de la planta. Las raíces de refuerzo son importantes en la reducción de Acame. Si la planta es desecada, estas raíces no puede formarse de manera adecuada.
Tallos El maíz tiene un solo tallo y raramente hijuelos.
Hojas El maíz forma de 16 a 22 hojas por planta. Las hojas se forman en cada nodo y alternos (es decir, que aparecen en lados opuestos de la planta).
Espiga La espiga se forma en la parte superior de la planta y proporciona el polen para fertilizar la mazorca (también conocida como elote).
Floración El maíz suele formar una sola mazorca. El estigma es una colección de tubos que van desde el potencial de cada grano en la mazorca. Las tierras de polen en cada estigma fertilizan el grano, las mazorcas son generalmente de 15 a 39 cm de largo.
Semilla El grano del maíz generalmente pesa alrededor de 25 -40 g por 100 granos.

Las flores del maíz se dividen en masculinas y femeninas. La flor masculina es una especie de penacho puesto encima de la planta. La flor femenina se forma en la juntura de las hojas con el tallo y se transforma, después de la maduración, en lo que comúnmente se llama panoja, una especie de espiga muy compacta y grande, en la que están depositados los granos de maíz.

El desarrollo del grano de maíz

Los granos de maíz se desarrollan mediante la acumulación de los productos de la fotosíntesis, la absorción a través de las raíces y el metabolismo de la planta de maíz en la inflorescencia femenina denominada espiga. Esta estructura puede contener de 300 a 1000 granos según el número de hileras y el diámetro y longitud de la mazorca.

En algunos países o regiones, tanto a la mazorca como a los granos se les denomina elote.

Tiene un color que varía del blanco al amarillo, o del violáceo al rojo según el tipo.

El maíz tiene tres aplicaciones posibles: alimento, forraje y materia prima para la industria. La alimentación es el principal uso que se le da al maíz. Su versatilidad en la cocina lo hace ingrediente esencial en platos de todo tipo. Muy variados son los usos de la harina de maíz, que puede emplearse sola o como ingrediente en recetas. El aceite de maíz es uno de los más económicos. Para mucha gente en Latinoamérica, los productos a base de maíz sustituyen al pan de trigo.

En lo que respecta a su aplicación como forraje, en los países desarrollados más del 60 por ciento de la producción se emplea para elaborar piensos compuestos para aves de corral, cerdos y rumiantes.

Si nos centramos en la industria, por culpa del aumento de los precios del petróleo se ha impulsado la intensificación en investigaciones sobre la fermentación del maíz para producir alcohol combustible, el cual tiene un uso muy difundido en algunas partes de los Estados Unidos.

¿Y tú como lo prefieres?

Deja un comentario